España espera tener un panel asesor científico oficial que reunirá evidencias sobre variedad de temas técnicos y sociales para sus legisladores.

El 3 de diciembre, la cámara baja del parlamento, el Congreso de los Diputados, designó 200,000 € (227,000 $) de su proyecto presupuestario de 2019 para crear una Oficina de Ciencia y Tecnología, inspirada por organismos similares en el extranjero.

La decisión es posterior a una reunión que tuvo lugar en noviembre entre parlamentarios y Ciencia en el Parlamento, una asociación de científicos, con sede en Madrid, que ha hecho campaña por la creación de ese organismo.

“Ciencia en el Parlamento nació a finales de 2017 en Twitter, cuando un grupo de científicos hablaba sobre reproducir en España lo que ya existía en otros países”, dice uno de los fundadores de Ciencia en el Parlamento, Andreu Climent, un ingeniero de bioingeniería en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid.